Cuando la creatividad se atora

Estrategias para superar un bloqueo creativo

Tiempo de lectura: 4 minutos

Dicen que la creatividad es un músculo, y la experiencia me lo ha confirmado. Para desarrollarla es necesario ejercitarla regularmente. Sin embargo, en ocasiones padecemos estreñimiento mental y pasan eones sin que lleguemos a la solución que estamos buscando. A continuación, algunas actividades que pueden reactivar la maquinaria inventiva.

Caminar. De alguna forma, la secuencia de pasos en relación con el espacio promueve la generación de ideas. Puede que la inspiración llegue por las diversas escenas que nos topamos, o que el hilado mental se articule más fácilmente cuando estamos en movimiento. Cuenta la leyenda que Beethoven encontró su sexta sinfonía mientras realizaba su paseo diario por la campiña. Lo cierto es que la relación entre los piés y la creación está muy bien documentada en textos como El andar como práctica estética de Francesco Careri y muy especialmente Elogio del caminar de David Le Breton.

Salir de la zona de confort. Éste es uno de los consejos más recurrentes a la hora de afrontar un bloqueo mental. Mas es válido rescatarlo porque procurarnos una situación desconocida desencadena la generación de múltiples respuestas inexploradas. Cabe aclarar que no es necesario llegar a extremos y sumergirse en el pánico. Sólo con intentar algo nuevo se puede lograr desatascar la creación.

Nutrirse con referentes. Este punto trabaja a dos niveles. El primero de ellos, aunque el más peligroso, es indagar las formas en las que otras personas han procedido ante situaciones similares a las que nos enfrentamos. Siempre debe aplicarse con moderación, porque se corre el riesgo de plagio inconscientemente. El segundo nivel es alimentar la riqueza mental mediante el acercamiento a diferentes experiencias. E.g. leer sobre determinado tema aparentemente sin relación alguna puede encender el foco.

Charlar. Mezclar negocios con placer es válido cuando se trabaja en el contexto creativo. Tomar café acompañado por una buena conversación aporta diferentes puntos de vista, hace resurgir recuerdos y emociones, otorga referentes y desarma líos que se acumulan por el ensimismamiento solitario.

Calcos y apropiaciones. No estoy haciendo una apología al delito, pero hay que reconocer el valor de la copia consciente dentro de los procesos de formación creativa. Además, hay quienes dicen que ya todo está hecho. Se logra mediante el análisis a profundidad de los elementos constitutivos del objeto de estudio. Después de eso, se es libre para agregar el toque personal que transfigure el punto de partida y se obtenga un resultado totalmente distinto. 

Transferencias y adaptaciones. El caso del libro convertido en filme se repite en su mayoría de forma dolorosa. Sin embargo, en la búsqueda de la creatividad es válido transformar elementos de un campo creativo a otro. No necesariamente tiene que ser llevar la literatura al celuloide, se pueden transferir conceptos químicos a la música, o desarrollar una escultura a partir de un litigio.

El monstruo de Frankenstein. No me refiero estrictamente a hacer collage, sino a establecer asociaciones cargadas de absurdo capaces de trastocar cualquier concepto previo. Cabaret Voltaire arroja esporas que debemos inhalar.

Crear una rutina. Suena aburrido sin duda pero el humano es un animal de costumbres. Procurarse un tiempo y un espacio para dedicar a la creación “como si fuera” lo más sagrado rinde frutos a su tiempo.

Experimentar. Es el non plus ultra de la creatividad. Sin ella no existe nada más. Pero se necesita maestría en ella. La experimentación es una necesidad, debe ser un hábito y definitivamente es un arte, El Arte.

Cada quién deberá descubrir qué le funciona. Ésta modesta lista se compone de algunas de las cosas que me han servido al momento de trabajar en uno u otro proyecto y puede que el bloqueo se resista a desaparecer después de aplicar todos los antídotos conocidos. En esos casos, lo mejor es respirar, no dejarse amedrentar por el fracaso y recordar que somos materia plástica. Tal vez algún día los astros se alineen e iluminen la senda que nos lleve a resolver nuestros dilemas.

Un pensamiento en “Cuando la creatividad se atora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *