​Descubrimientos literarios: “El lobo estepario”

Experiencias al leer por primera vez la obra de Hermann Hesse 

Tiempo de lectura: 4 minutos

Acercarse por primera vez a la obra de autores muy reconocidos es tal vez más difícil que hacer lo mismo con un autor que se desconoce totalmente. Siempre escuchamos opiniones, comparaciones, y recomendaciones. Cuando sólo hemos oído buenos comentarios sobre alguna obra que no conocemos, y por fin aparece la oportunidad de hacerlo, estamos un poco o muy sugestionados, tenemos grandes expectativas. El nombre de Hermann Hesse no me era desconocido, alguna vez escuché a muchos que admiraban y recomendaban su obra, así como tampoco desconocía los títulos de sus novelas “Siddharta” y “El lobo estepario”. Este último fue casi que al azar el que yo escogí para dar un primer vistazo a la obra de Hesse.

Para mí, la lectura de “El lobo estepario” fue una de esas experiencias donde se entienden perfectamente las razones para recomendar el libro, pero a la vez el mismo contenido le da al lector lo necesario para encontrarse un poco en él, y así convertir su experiencia de lectura en una completamente subjetiva y personal. Este artículo, más que una sinopsis o resumen del libro, más que decir “este libro es increíble, léanlo” se trata más de describir esta experiencia particular, que puede ser interpretada como una recomendación.

Para quienes “El lobo estepario” sea aún terreno desconocido, la obra nos lleva a la vida de Harry Haller, un hombre de mediana edad cuyo complejo mundo interior le lleva a vivir situaciones y plantearse problemas, que se nos presentan página tras página. Harry Haller es el lobo estepario, un ser introvertido y solitario, inconforme con muchos aspectos de su entorno y de sí mismo, cuya lucha interna entre lobo y hombre es tal vez el aspecto más sobresaliente de la obra.

Durante la lectura surgieron enormes oportunidades para reflexionar, y son muchos los momentos en los que identificarse con el protagonista es inevitable. Se nos muestra como un ser humano inmerso en una sociedad con la que no está del todo de acuerdo, en la que siente no pertenecer pero a la vez muchas veces no puede evitar participar en ella, y caer en el modo de vida que critica.

Reflexioné también sobre el arte, pues este personaje resulta ser artista y amante del arte, capaz de pasar días enteros en su habitación alquilada con un libro, o reflexionando sobre diferentes aspectos del arte. De hecho, aspectos de la misma personalidad de Harry Haller, en una parte del texto, se describen como parte de la personalidad de los artistas, el hecho de no pertenecer y sentirse aislado genera una doble naturaleza en ellos, haciendo que la obra de arte sea sobreponerse a esta naturaleza y todo lo mundano.

La personalidad del ser humano es también otro tema importante que surgió de leer este libro, sobre todo la forma en la que puede ser construida y deconstruida a lo largo de la vida del hombre. El dilema de Harry Haller es que no es capaz de conciliar al hombre y al lobo, estas dos partes de su mismo ser se rechazan y critican mutuamente. El hombre critica las accionesinstintivas, salvajes, solitarias, y agresivas del lobo, de la misma forma en la que el lobo se ríe de la racionalidad, amabilidad, y sociabilidad del lado humano. Se nos plantea que como Harry, nosotros mismos somos un conjunto de no sólo dos partes, sino de miles, con las que construimos nuestra personalidad, pero que podemos deconstruir con la misma facilidad, según lo que necesitemos hacer o en el momento en el que nos encontremos. Cuando la vida nos pide que seamos el lobo, podemos hacerlo sin olvidar que también cuando la vida nos pida ser humanos podremos hacerlo.

Estos espacios para reflexionar son tal vez lo más valioso que me aportó leer “El lobo estepario”. Es una lectura que estimula el pensamiento, como si constantemente dejara espacios para llenar con los propios pensamientos. No es un libro demasiado difícil de leer, lleva al lector con mucha facilidad por la historia, pero en muchas ocasiones es bueno detenerse un momento, pensar sobre lo que se acaba de leer, y continuar. Este fue mi primer acercamiento a Hermann Hesse y su obra, que hoy comparto con las ganas de seguir conociendo más y más de su producción artística. En este caso, las recomendaciones no se equivocaron. Espero que la mía tampoco con quien desee empezar este increíble libro.

Un pensamiento en “​Descubrimientos literarios: “El lobo estepario”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *