El Bullet Journal: un sistema de organización personalizado

Compartimos unas breves instrucciones y características de este método de organización personal, comprobadas por el equipo de Alterciclo.

Tiempo de lectura: 5 minutos

En el artículo de hoy presentaré una opción novedosa para la organización y planeación, que en lo personal me ha resultado excelente y muy efectiva. Esta opción es el bullet journal, que cada vez gana mayor reconocimiento.

El bullet journal no es como una agenda común y corriente que podemos comprar en cualquier papelería. Muchas veces los formatos ya predeterminados de estas agendas no se adaptan a nosotros o a lo que queremos registrar en ellas, otras veces traen secciones que no necesitamos, y en últimas, puede resultar un gasto innecesario de dinero y papel (digo esto por experiencia propia). Un bullet journal puede hacerse con cualquier cuaderno que queramos. En el mercado ya existe un tipo de cuaderno especializado para esto, pero en realidad podemos usar cualquiera que queramos o ya tengamos.

Al no tener formatos predeterminados, y partiendo de un cuaderno en blanco, ya se empieza a entender que el bullet journal es un método que da la opción de personalizar absolutamente toda la información que registremos. Sin embargo, los creadores de este método recomiendan seguir ciertas instrucciones para poder aprovecharlo mejor.

La primera de estas recomendaciones es numerar las páginas del cuaderno. Es recomendable hacer esto debido a que hay una sección de índice que se irá llenando conforme se vaya llenando el cuaderno. Entonces, por ejemplo, si queremos revisar algo que hicimos en el mes de mayo, en vez de buscar por todo el cuaderno los registros de mayo, simplemente vamos al índice y vemos en qué página está la información que necesitamos.

La siguiente recomendación es el uso de ciertas convenciones, llamadas bullets, para registrar las tareas. Describiré brevemente las más útiles:

• Un punto sencillo representa una tarea.

X Cuando completamos alguna tarea, convertimos el punto en una x.

> Convertimos el punto en este símbolo cuando tenemos una tarea migrada, es decir, cuando en el día no logramos cumplir con determinada tarea, así que nos queda pendiente para el día siguiente.

○ Un círculo representa un evento o una cita programada. Junto a esta información podemos también escribir la hora de dicho evento.

También se recomienda dedicar una sección del cuaderno, preferiblemente al principio, para una guía con estas convenciones, para recordarlas fácilmente. También podemos crear nuestras propias convenciones dependiendo de lo que necesitemos o queramos registrar, por ejemplo, un asterisco al lado de una tarea significa que es urgente.

Ya teniendo esa información básica, el siguiente paso es personalizar nuestro cuaderno registrando nuestras tareas, eventos, y básicamente cualquier cosa que queramos. Podemos organizar anualmente, mensualmente, y semanalmente, escribir las metas que queramos cumplir en el mes o la semana, registrar nuestras tareas día a día, etc. Es aquí donde nos enfrentamos al reto creativo, por decirlo así, de encontrar la forma en la que más nos sirve organizarnos. A algunas personas les funciona tener una organización semanal, a otras una vista general del mes resaltando los eventos más importantes, cada quién puede decidir cómo organizar. Vale la pena decir aquí que si en el registro del día a día olvidamos o no alcanzamos a registrar un día, simplemente seguimos con el siguiente, sin dejar espacio, aprovechando al máximo el papel de nuestro cuaderno.

Ya mencioné que encontrar nuestra manera personal de organizarnos puede entenderse como un reto creativo. Ahora bien, el bullet journal no sirve únicamente para anotar tareas y eventos. Es aquí donde también nuestra propia creatividad entra en juego para registrar más información necesaria. Hacer listas es muy útil, por ejemplo, en mi cuaderno tengo listas de ideas para artículos, películas por ver, o las cosas que debo empacar para un viaje. Hay miles de ideas para usar en nuestros bullet journals y registrar todo tipo de información, siempre podemos recurrir a una búsqueda web para llenarnos de inspiración y organizar nuestro día a día de una manera creativa.

En lo personal, este método me ayuda mucho principalmente a no depender 100% de mi celular para organizarme, pues me resulta mucho mejor escribir mis tareas a mano que tener mil recordatorios y notas en el celular, y de hecho, a veces escribir a mano hace más fácil recordar la información. Y, como puedo personalizar el contenido y formato de mi bullet journal, cambio lo que quiera dependiendo de lo que necesite. Al principio recordar las convenciones puede resultar complicado, pero al acostumbrarse, es cada vez más fácil encontrar mejores formas de organizarse. En Alterciclo recomendamos bastante este método, pues nos ha ayudado enormemente en nuestra labor con este blog, y esperamos que nuestros lectores puedan animarse y sacar tanto provecho de él como lo hemos hecho nosotros.

2 pensamientos en “El Bullet Journal: un sistema de organización personalizado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *