De la realidad a la ficción y de vuelta a la realidad: 6+ novelas basadas en hechos reales

Traemos una selección de fantásticas obras literarias asentadas en historias reales.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Las fuentes de inspiración de la literatura son inagotables. La imaginación humana es capaz de alimentarse de múltiples estímulos que bien encadenados pueden conducir a la escritura de una joya literaria.

El ejercicio de leer sobre momentos históricos determinados despierta pasiones. Estas lecturas son un vehículo temporal que nos carga de imágenes y tramas apasionantes. Los sucesos del pasado que nos han afectado de alguna manera en el presente son un hervidero de ideas que los escritores aprovechan para desarrollar sus relatos.

Existen diferentes niveles de realidad en los fantásticos mundos presentados en las novelas. Desde aquellos escritos que se valen de un contexto bien conocido situado en un tiempo determinado y que a partir de ahí desarrollan sus ficciones sin escrúpulos, hasta aquellos relatos que se apegan estrictamente a la realidad y que si no fuera por su estilo literario, serían considerados documentos legales.

Todo escritor usa sus propias herramientas. En la novela histórica el punto de partida es la investigación minuciosa de los hechos, sin embargo, los resultados varían de una pluma a otra. La estética de cada una de las obras nos remite por distintos caminos a los hechos, haciéndonos transitar unas veces por el rigor de un testimonio directo de algún protagonista de la historia, y en ocasiones, caminar de la mano con fantasmas por ciénagas donde el realismo es lo último que se sospecha.

En esta lista ofrecemos doce libros de cinco autores que anclan sus narraciones en momentos históricos definidos, y que con su particular estilo, logran colocarnos la piel de personajes que efectivamente han existido. Ejercicios de imaginación con mayor o menor libertad nos empujan hacia los detalles de los pensamientos de los protagonistas de la historia.

El poder y la gloria – Graham Greene

Los síntomas de la revolución mexicana siguen sintiéndose, y en el estado de Tabasco, un sacerdote lucha por sobrevivir después de que el gobierno suprimiera de raíz cualquier expresión religiosa y declarara enemigo público al cristianismo. Los personajes son ficticios, pero el sufrimiento que el lector percibe en cada letra es real, así como las reflexiones en torno a desarraigo cultural que sufre una población a la que de repente se le prohiben sus costumbres. La novela incluye paisajes costumbristas, tintes existencialistas, dolor e impotencia que la guerra impone a sus víctimas.

La condición humana – André Malraux

La guerra civil china. Malraux explora las complejidades del ser humano, sus relaciones, sus ideales sociales y políticos a través de la lucha entre facciones comunistas y el partido Kuomingtang. Este texto se apega más a la realidad que el anterior y algunos de sus personajes se pueden rastrear efectivamente en la historia de China y Taiwan.

El reino de este mundo y El siglo de las luces – Alejo Carpentier

Este autor en vez de sangre tenía al Caribe. Estas dos novelas que no están directamente conectadas, transcurren en las antillas en la segunda mitad del siglo XVIII. El reino de este mundo es un viaje mágico por las tradiciones africanas de los esclavos de Haití que luchan por su libertad en una revolución que ebulle en el seno de la santería. El siglo de las luces, cuenta cómo la revolución francesa se dejó sentir en las colonias galas de las Américas. Esta última novela tiene apuntes históricos precisos y cierto grado de especulación de cómo sus personajes terminaron sus vidas, aunque con investigaciones posteriores se concluyó que Carpentier tenía razón.

Los reyes malditos (El rey de hierro, La reina estrangulada, Los venenos de la corona, La ley de los varones, La loba de Francia, La flor de lis y el león y De cómo un rey perdió Francia) – Maurice Druon

Siete tomos componen esta saga que cuenta la destrucción de la dinastía de los Capetos de Francia a partir de la maldición pronunciada en la hoguera del Gran Maestre Templario. Maurice Druon realizó una investigación minuciosa y parte de los diálogos en los libros provienen directamente de documentos oficiales. La especulación es poca, pero con estas obras, la realidad supera la ficción. Las intrigas que suscita la búsqueda del poder en estas novelas han servido de inspiración a otros autores a hacer sus propias investigaciones sobre diferentes dinastías presentando sus resultados tanto impresos como televisados.

A sangre fría – Truman Capote

La novela más apegada a la realidad. Capote siendo periodista rebasó el concepto de novela histórica y la amalgamó con la crónica. Se basó en los expedientes y testimonios en torno al asesinato de una familia completa en las grandes llanuras del medio oeste estadounidense. La escritura del texto se realizó prácticamente cuando la sangre permanecía fresca. Esta obra es pionera y presenta en una prosa magistral dos caras de la misma moneda: las víctimas directas e indirectas de un crimen sin razón de ser y los asesinos cuyos actos no los convierten en monstruos, sino que siguen siendo humanos con sus virtudes y sus flaquezas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *