Las mejores bandas sonoras de los premios Oscar

Ya casi llega la entrega de los 90 Premios Oscar y hoy analizamos la mejor música del cine de este año.

Tiempo de lectura: 6 minutos

El próximo domingo 4 de marzo se celebrará la edición número 90 de los premios de la Academia, en la que se premiará a lo mejor de todo un año del cine de Hollywood. En el artículo de hoy, hablaremos de música, y haremos un breve recorrido por las bandas sonoras originales nominadas al premio que el año anterior ganó Justin Hurwitz por “La La Land”.

Este año, la lista de nominados a Mejor Banda Sonora está llena de grandes nombres y muy buenos trabajos. Estas bandas sonoras son, además, muy diversas entre sí, así como las historias que acompañan. Al final del artículo, podrán encontrar una playlist con una selección especial de nuestros cortes favoritos de los trabajos nominados.  

Hans Zimmer – “Dunkirk”

Esta es una banda sonora de la que ya hablamos en un artículo anterior (Colaboración en el cine: Christopher Nolan y Hans Zimmer), en donde se concluyó que en esta épica sobre la Segunda Guerra Mundial, tanto el director Nolan como Zimmer nos dieron bastantes sorpresas. En una película con realmente muy poco diálogo, Zimmer nos hace sumergirnos en la ansiedad de los personajes, usando técnicas que van desde el uso recurrente del tic tac de un reloj (sonido que oímos durante una gran parte de la banda sonora) hasta ilusiones sonoras como el tono Shepard (abajo encontrarán un link donde se explica esta ilusión en el contexto de “The Mole”, primer corte de la banda sonora de “Dunkirk”). Sin duda es un trabajo innovador para un grandísimo y reconocido compositor, donde nos muestra muchos momentos épicos propios de su estilo, pero también nos sorprende con elementos que nos sugieren que la exploración sonora de Zimmer nunca se detiene.

Jonny Greenwood – “Phantom Thread”

Como fans de Radiohead, sin duda esta nominación fue una sorpresa muy agradable para nosotros. El trabajo que Greenwood realizó para esta película, que además es su cuarta colaboración con el director Paul Thomas Anderson, es definitivamente muy interesante. Greenwood compuso una banda sonora que se adapta perfectamente al protagonista de la película, el modisto Reynolds Woodcock: está llena de toques refinados y de mucha elegancia. Se destaca sobre todo su exploración del piano, pues a lo largo de la banda sonora parece realizar un viaje por diferentes lenguajes (romanticismo, jazz, impresionismo, etc.), resaltando en ocasiones sobre la gran orquesta de cuerdas que también participa en este trabajo. La forma en la que Jonny Greenwood acompaña la elegante y muy ordenada vida de Reynolds Woodcock es muy interesante, sobre todo cuando esa sensación de orden empieza a desmoronarse gracias a la presencia de su amante Alma, para finalmente llegar a un clímax donde la música apoya con muchísima potencia la gran revelación de la historia.   

Alexandre Desplat – “The Shape of Water”

Para esta película, Desplat acertó completamente al encontrar sonidos para representar adecuadamente una historia con matices muy diversos, pero que en esencia es una gran historia de amor. Con pocos y sencillos temas, Desplat hace un recorrido por esta historia y sus personajes, y en especial Elisa, la protagonista. Muchos de los cortes de la banda sonora son como una alusión a Elisa y su personalidad: su ternura, su inocencia, su delicadeza, y su gran amor por los musicales clásicos de Hollywood. Elisa es “la princesa sin voz”, y en muchas ocasiones la música se convierte en su voz, y nos acerca más al personaje. La instrumentación escogida por Desplat es también un gran factor que contribuye al éxito de esta banda sonora, ciertamente evoca un poco a lo francés, pero también al tinte romántico que se pretende mostrar a lo largo de toda la historia.  

John Williams – “Star Wars: The Last Jedi”

A pesar de la gran cantidad de detractores que tuvo la más reciente entrega de la saga de Star Wars, su banda sonora se ha llevado muchas buenas críticas. En muchos sentidos, las bandas sonoras de las películas de Star Wars a veces parecen como una categoría aparte dentro de la música para cine. Están llenas de temas clásicos desarrollados de incontables maneras a lo largo de más de treinta años, así que es imposible para los miles de fanáticos de esta saga no llenarse de nostalgia al escuchar una de estas bandas sonoras. “The Last Jedi” no es para nada la excepción, podemos seguir disfrutando de esa sensación de nostalgia, pero sin embargo han aparecido temas nuevos conforme aparecen nuevos personajes. Y así como lo ha hecho John Williams a través de tantos años, nos hace muy clara la asociación entre personaje y tema, así que en ese sentido, la banda sonora de “The Last Jedi” funciona de la misma forma en la que lo hacen las de los demás episodios de la saga, sólo que en esta ocasión, es una gran mezcla entre nostalgia y elementos nuevos.

Carter Burwell – “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”

Esta banda sonora tiene una característica muy singular, y es que en muchos momentos ofrece un acompañamiento muy discreto y sutil para la historia que cuenta esta película. Y parece ser que, precisamente por esto, brilla. En muchos momentos, las espectaculares actuaciones se llevan toda la atención del espectador, así que la banda sonora ocupa un lugar desde el que su acompañamiento resulta ser justo lo necesario. No es una banda sonora intensa, imponente, ni distrayente, y todo esto dicho en el buen sentido, pues permite que las actuaciones pasen a un primer plano. Sobre la instrumentación, Burwell toma elementos muy sencillos, también basados en la música folk norteamericana: guitarras y percusión junto a piano y cuerdas, introduciéndose en el mundo tal vez más cotidiano en el que transcurre esta historia. Esta es una banda sonora muy particular, pues combina a la perfección la discreción y la sensación de acompañar justo lo necesario, con el gran peso emocional que requiere la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *