Jugar con los sentidos, la Gestalt

La importancia de conocer una de las teorías más populares sobre la organización de la percepción.

Tiempo de lectura: 5 minutos

Gestalt es una de esas palabras que no tiene traducción exacta al español. Originalmente en alemán, significa “forma”, “figura”, “estructura” o “configuración” sin llegar a tener ninguna de esas palabras, la carga conceptual que tiene el término original.

La Gestalt es una escuela psicológica que estudia la forma en la que los diferentes estímulos perceptuales se organizan y nos permiten comprender diferentes elementos como un todo.

Fue el psicólogo austríaco Christian von Erhenfels, educado en la Universidad de Viena, el primero que introdujo el término Gestalt en su trabajo “En las cualidades de la forma” de 1890. Sus postulaciones sobre la percepción detonarían la fundación de la Psicología de la Gestalt por parte del alemán Max Wertheimer y de sus discípulos y colegas Wolgang Köhler, Kurt Koffka y Kurt Lewin a inicios del siglo XX.

El modo en el que estos estudios han permitido comprender cómodamente a los creativos la forma en la que posiblemente nuestro cerebro opera y la facilidad con la que sus postulaciones pueden ser compradas, han impulsado la difusión de estas ideas dentro de los círculos creativos.

Sin embargo, la teoría de la Gestalt ha sido criticada desde diferentes frentes. En primer lugar, sus detractores se han pronunciado en contra de los métodos de estudio que se utilizaron desde un principio, que no invalidan, pero tampoco permiten profundizar en la explicación de los fenómenos observados.

También se le han hecho críticas a la forma en la que se han definido los principios de la percepción propuestos por la Gestalt, de los que se dice, pueden ser ambiguos, poco claros y subjetivos. En consecuencia, esto implica que no sea sencillo determinar hasta qué punto el principio de proximidad sigue operando hasta que se deje de percibir un todo.

De igual forma, la investigación a partir de figuras bidimensionales implicó que no se estaban estudiando realmente el todo de la percepción, sino únicamente una parte de ella. Sin embargo, más allá del ámbito académico es posible que los creativos transformen estas ideas para aplicarlas a cualquier campo y ninguna de las críticas nos coarta las posibilidades de jugar con los estímulos que desperdigamos por nuestras obras.

Pero la Gestalt no sólo funciona a nivel visual, es posible hacer una reinterpretación de sus principios para estudiar la disposición de los elementos en otras áreas de la percepción. Específicamente, en el campo del sonido y la música se aplican las normas de la Gestalt para la composición de obras. A pesar de que estos estudios sobre la forma en la que captamos los estímulos del ambiente surgieron específicamente de la investigación de la imagen bidimensional, estos conocimientos pueden ser aprovechados por cualquier creativo que juegue con los sentidos.

Los estudios de la Gestalt con figuras bidimensionales de hace un siglo no fueron sino el germen que ahora nos permite experimentar con la percepción de una forma más ordenada.

Principios de la Gestalt

El número de principios de la Gestalt que han sido descubiertos es indeterminado por lo que las fuentes pueden citar u omitir diferentes cantidades. Los postulados mencionados por cada autor dependen de sus propias consideraciones. Más allá, todos ellos funcionan bajo la le de la Prägnanz o “buena forma”.

La pregnancia es una cualidad de las formas que define la facilidad con la que pueden ser leídas. De este modo, es mucho más sencillo determinar que un cuadrado o un círculo son dicha formas, en comparación con la figura esquemática de una roca, donde los contornos irregulares no permiten una identificación concreta de forma sencilla.

Algunos de los postulados por la Gestalt son los siguientes:

• Semejanza: Los elementos similares tienden a ser agrupados. De esta forma, se nos hace sencillo percibir organizaciones uniformadas entre una multitud.

• Proximidad: Los elementos próximos tienden a ser percibidos como una unidad. Así podemos distinguir diferentes sectores de teclas en un teclado mecánico de computador.

• Cierre: En ciertas circunstancias, es posible que líneas separadas dispuestas en una superficie sean percibidas como una figura cerrada.

• Figura – fondo: El cerebro no puede interpretar un objeto como figura o fondo al mismo tiempo. Este es uno de los principios que más afecta la percepción y que tiene mayores efectos en el resto de los principios. Bajo esta norma, no es posible percibir el oso del imagotipo de Toblerone al tiempo que la montaña.

Más allá de conocer todos los principios postulados, es importante reconocer que los creativos tenemos a la mano una herramienta para experimentar. Así, no sólo los fotógrafos, los dibujantes o los pintores pueden usar las leyes de la Gestalt, sino también los escultores, los músicos, en el teatro, la narrativa o las producciones audiovisuales. De esta forma, lo único que queda es comenzar a jugar con los sentidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *