La tecnología antes del cine

El cine no fue una serendipia, sino el resultado de la evolución de múltiples invenciones y pensamientos sobre la imagen.

Tiempo de lectura: 5 minutos

El desarrollo de la tecnología está en constante diálogo con las expresiones de la creatividad, y en un caso particular, estos adelantos en campos como la química, la óptica, la física del sonido y la comprensión del procesamiento cerebral de las imágenes, permitió en su momento el nacimiento de un nuevo arte: el cine.

Pasaron pocos años desde la primera presentación al público parisino del artefacto de los Lumière a principios de 1895 hasta la consolidación de un lenguaje propio de la cámara y el proyector. A partir de ahí, con cada nueva invención que el cine implementa, adquiere nuevas dimensiones siempre con el objetivo de materializar el punto de vista del creador mediante dispositivos de ilusión audiovisual.

Y es que el cine hereda, entre otras cosas, la condición de verdad de la fotografía. Los artistas y creadores se aprovechan de las limitaciones de la percepción y de las falacias que el cerebro interpreta como ciertas. Es de esta forma que los cineastas son capaces de falsear la realidad y de realizar las fantasías.

Pero mucho antes del uso de geometría fractal para la construcción de escenarios digitales en CGI y del despliegue de pirotecnia que vemos hoy en los estrenos más taquilleros, hubo avances mucho más discretos que permitieron jugar con la óptica y sin los cuales no contaríamos con la magia del cine.

 

Taumatropo:

John Ayrton Paris fue un médico británico que pretendía demostrar la Teoría de la persistencia retiniana, que fue la idea principal bajo la que se formuló la ilusión del movimiento con imágenes fijas. Fue entonces que en 1824 dibujó sobre ambas caras de un disco, y lo hizo girar mediante hilos. Al año siguiente comenzó a ser producido industrialmente y se convirtió en uno de los juguetes favoritos de los súbditos de la reina Victoria.

Fotografía:

El principio de cámara oscura ha sido conocido y explotado por artistas y curiosos durante siglos. Sin embargo, fue en 1826 que Joseph Niépce logró fijar una imagen en un sustrato mediante un proceso químico que involucraba asfalto. Más tarde Louis Daguerre experimentó con compuestos de plata. Desde la antigüedad se conocía la reacción fotosensible de estos materiales, sin embargo, el control del proceso del revelado de la imagen sólo fue posible en el siglo XIX.

Fenaquistiscopio, fantascopio o disco estroboscópico:

En 1832 nuevamente bajo la concepción de la persistencia retiniana, se inventa un artefacto capaz de engañar a la vista para aparentar el movimiento. Simon von Stampfer de Áustria y Joseph Plateau de Bélgica tuvieron ideas similares al mismo tiempo y dibujaron imágenes equidistantes en un disco, perforaron ranuras verticales y lo hicieron girar frente a un espejo. Así fue el nacimiento desdoblado de los dibujos animados.

Zootropo:

Dos años más tarde, William Horner se valió de un cilindro con ranuras para generar la ilusión del movimiento. Los dibujos se colocaban en el interior del tambor y varias personas podían ver la animación a través de las perforaciones.

Praxinoscopio:

En 1877 el francés Émile Reynaud patentó un nuevo sistema de animación basado en el tambor del zootropo y que incluía una estructura de espejos en el centro, esta vez sin necesidad de perforaciones.

Muybridge, la cronofotografía y el zoopraxiscopio:

Eadweard Muybridge era un británico apasionado por la experimentación. Desarrolló procesos fotográficos y logró crear vistas estereoscópicas y panorámicas de los paisajes estadounidenses. En la década de 1870, con el pretexto de resolver una apuesta, desarrolló la cronofotografía. Tomó doce fotografías en un segundo y logró establecer que un caballo al galope puede tener las cuatro patas en el aire en un mismo instante. La curiosidad de Muybridge le llevó a seguir perfeccionando sus técnicas y en 1879 creó el zoopraxiscopio, que permitía proyectar por primera vez la animación de sus fotografías.

La película fotográfica:

No es gratuito que filme, celuloide y película sean para el grueso del público sinónimos de cine. En 1889 se crea y comienzan a distribuir láminas emulsionadas de un nuevo polímero llamado celuloide que permitían capturar instantáneas de forma mucho más sencilla que con las frágiles placas de vidrio.

Kinetoscopio:

Thomas Alva Edison es conocido por sus arrebatos inventivos. Luego de que Muybridge le propusiese fusionar el zoopraxiscopio con el fonógrafo, Edison rechazó al británico. Sin embargo comenzó a desarrollar el kinetoscopio, que vio la luz en 1891. Consistía en una caja con un mecanismo interno que mostraba por un visor una película patentada con un sistema de tracción por perforación.

El cinematógrafo:

Con los hermanos Lumière comienza la leyenda de la fotografía. Desarrollaron un artefacto que permitía captar imágenes y reproducirlas. Hicieron una exhibición de los diez primeros documentales de la historia en 1895. Es aquí que termina el período de gestación y que comienza la infancia del séptimo arte.

Coda

Los discos rotatorios Nariño: En Altiplano nariñense se han encontrado discos de tumbaga, una aleación de oro y cobre. En ellos se grabaron patrones gráficos mediante la técnica de dorado por oxidación. Se especula que fueron usados en el siglo VII haciéndolos girar. Esto implicaría un proceso de experimentación con la imagen en movimiento en tierras americanas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *