¿Cómo ser artista?

El crítico de arte Jerry Saltz nos da 33 maneras de responder a esta gran pregunta, y Alterciclo reflexiona al respecto.

Tiempo de lectura: 4 minutos

El mes pasado, el crítico de arte Jerry Saltz publicó un artículo que lleva por título esta inquietante pregunta que muchos nos hemos hecho en un momento determinante: ¿cómo ser un artista? El artículo consta de una lista de 33 reglas, junto con consejos y ejercicios sugeridos, y está completo y disponible aquí. Tras leer este artículo, estas son nuestras reflexiones.

Pero antes de empezar, vale la pena decir que leímos el artículo no solo desde el punto de vista de las artes visuales, pues consideramos que muchos puntos que trata Saltz aplican a cualquier tipo de actividad artística (música, letras, cine, fotografía, etc.). Así que, las reflexiones que siguen a continuación y los puntos que más queremos resaltar del artículo, pueden ser adaptados a cualquier rama del arte.

Lo primero que notamos es la importancia del propio ser e identidad del artista. Como lo dice Saltz, “todo arte es arte de identidad, porque está hecho por alguien”. Y ese alguien es un ser con una historia por contar, y una forma única de trabajar. Lo que parece que quiere decir Saltz es que lo que da mucho valor a nuestro arte es que está hecho por nosotros. De hecho, los dos primeros puntos en su lista de reglas son “no sientas vergüenza” y “cuenta tu historia”. Dos ejercicios muy interesantes para trabajar este punto son: hacer un tótem personal (dibujarlo, esculpirlo, componerlo, fotografiarlo, todo método es válido, recuerden) durante una semana, y otro es hacer una arqueología personal: compilar todos nuestros intereses (no solo artísticos) en forma de lista, tabla, diagrama, o como lo decidamos.

Otro punto muy importante es el uso de las referencias e influencias. Si bien nuestra propia identidad da valor a nuestro arte, no podemos olvidar el trabajo de otros que sin duda nos inspira a crear. Es así que Saltz empieza a decir que no tengamos miedo de imitar. Pero, al hacerlo, nos invita a siempre estar buscando en medio de la imitación esos momentos donde nuestra propia creación pueda intervenir. También nos muestra la importancia de salirnos del molde en cuanto a las influencias que usamos: podemos investigar y descubrir algo nuevo, aprender sobre algún artista infravalorado o ignorado, y sobre todo, pensar en el contenido de estas influencias, todo esto con el fin de aprender a pensar como artista. Otros ejercicios que vale la pena realizar son: si existe una obra con la cual nos conmovimos hasta las lágrimas, hacer una lista de las características de la obra que provocaron esa reacción en nosotros para tener en cuenta a la hora de crear; el otro ejercicio es hacer una lista de tres referentes que no nos gustan, y cinco cosas sobre cada uno y el por qué de que no nos guste, podríamos incluso descubrir puntos en común entre ellos y nosotros.

El significado del arte es otro tema que toca Saltz en el artículo. Tras leer la lista de reglas, podemos resaltar tres reflexiones muy interesantes que tienen mucho que ver entre sí: primero, el arte no se trata de entender, sin embargo, el arte nos hace algo, y por último, los artistas desconocen el significado de su arte. Para entender esto, tomemos como referencia nuestra obra favorita, sea cual sea. Podemos disfrutarla ya sea que la entendamos o no, es decir, lo que importa es la experiencia que nos haya dado. A esto parece referirse Saltz al decir que el arte nos hace algo, porque indudablemente nos afecta. Y el significado que le damos a dicha obra puede que no sea el mismo que le da su creador, o cualquier otro espectador, esto en referencia a que los artistas desconocen el significado de su arte. Cada espectador puede darle a la obra el significado que quiera.

Hay más puntos importantes, entre los cuales está la importancia de la práctica y la creación de hábitos y estrategias para hacerla más efectiva, y algunas consideraciones sobre el mundo social en el arte, como la importancia de saber presentar un proyecto por escrito, un buen equipo de trabajo, y aprender a evitar la envidia. En total, el artículo ofrece una buena cantidad de consejos y opiniones interesantes sobre todas las partes de la vida de un artista, desde los inicios hasta la vida profesional.

Recomendamos ampliamente leer el artículo completo, además, en estas épocas de cierre de año cae perfecto, pues puede ser la motivación necesaria para prepararnos para un nuevo año de proyectos y nuevas creaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *