Acercamientos a la obra de arte total

Roger Waters hereda y transforma la música a partir del trabajo plástico, visual y psicológico.

El término “obra de arte total” fue utilizado por el compositor Richard Wagner para describir una obra que pudiera conjugar varias manifestaciones artísticas, específicamente la música, las artes visuales, y el teatro. Esto era lo que Wagner pretendía alcanzar por medio de sus extensas y complejas producciones de ópera, dentro de las cuales encontramos “El anillo del Nibelungo” y “Tristán e Isolda”, por nombrar un par de ejemplos.

En la actualidad, no es extraño encontrar convergencias entre varias manifestaciones artísticas, se encuentran, toman cosas una de la otra, y se complementan. El ejemplo más claro y más común de cómo sucede esto hoy en día es el cine, pues es capaz de combinar teatro, música, y artes visuales.

Sin embargo, si nos ponemos a pensar en todos los medios que hoy en día existen para la exhibición del arte y la cultura, podemos ver mucho del concepto de “obra de arte total” en un gran concierto. En primera instancia, un concierto es un espectáculo musical, pero muchos han aprovechado el espacio del concierto para dar cabida a muchas otras manifestaciones artísticas.

Efectos visuales, danza, proyecciones, y hasta teatro han sido algunos de los medios utilizados para enriquecer la experiencia del concierto, hasta el punto en el que hoy el show en vivo puede convertirse en un criterio de clasificación de nuestros artistas favoritos. Artistas de estilos muy diversos como por ejemplo Daft Punk, Muse, Rammstein, Empire of the Sun, o hasta el mismo Michael Jackson, son algunos de los destacados en este aspecto.

Pero existe un trabajo que en mi opinión puede considerarse una “obra de arte total” de nuestro tiempo: “The Wall” de Pink Floyd. No es únicamente por ser uno de los álbumes conceptuales más reconocidos, sino por la gran cantidad de adaptaciones y formas de mostrar esta obra en escena que han existido.

“The Wall” ha sido álbum, y ha sido película. La historia que se cuenta y sus personajes, han sido fuente de inspiración para una puesta en escena excepcional, que además transmite un concepto tan ampliamente interpretado como el del muro.

En el 2015, Roger Waters, integrante original de Pink Floyd, lleva “The Wall” a los escenarios en una gira mundial. ¿Qué hace a esta nueva adaptación tan especial? Es, precisamente, su cualidad de “obra de arte total”. La gira fue grabada y lanzada en video, y es difícil no sorprenderse de la calidad del producto final. Es un concierto que funciona como espectáculo musical, como obra visual, como una narrativa, e incluso, como película.

¿No son estas las características de una “obra de arte total”? Todos están invitados a ver, inspirarse y comprobarlo por sí mismos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s