Las voces de Balandra nos presentan su nuevo álbum.

Balandra se estrena con su nuevo álbum. Hablamos con Andrea Hoyos y con Ana María Romero, las voces que nos mecen.

El pasado 28 de abril, en el marco del Festival de Blues y Jazz del Teatro la Libélula Dorada, el quinteto bogotano de jazz Balandra presentó su primer disco. Aprovechando esta especial ocasión, conversamos con Andrea Hoyos (piano y voz) y Ana María Romero (voz), sobre este nuevo disco, esta nueva etapa que inicia para Balandra y otros temas para compartir.

Recomendamos mucho este proyecto, así que invitamos a nuestros seguidores a escuchar su nuevo disco, disponible en formato físico y en plataformas digitales, a seguirlos y tener la increíble experiencia de verlos en vivo.

¿Cómo nace Balandra y su concepto?

Todo empezó porque yo compuse unas canciones, que de hecho son las de este disco, hace mucho tiempo en el 2012, y un día se las mostré a Ana y le dije que si ella quería cantarlas conmigo pero así de parche y ella “ay, bueno!” y entonces como que ella empezó a hacer unas voces ahí todas raras encima y me gustó mucho y bueno, como que lo empezamos a disfrutar mucho, y yo un día le dije “Ani, ¿por qué no hacemos una banda?”. Y sí, como que las dos nos dimos cuenta que nos tramaba hacer eso y dijimos “bueno!” entonces le dijimos a Dani Parra, a Rodrigo y pues a Mate. Y ya, y desde ese entonces pues como que empezamos a montar todas las canciones y ya como en el 2015 dijimos “no, pues hagamos un disco!” entonces nos organizamos para ver qué teníamos que hacer y ya cuando teníamos más o menos las canciones y todo montado dijimos “¡no pues, grabemos!” y en el 2016 grabamos y ahorita ¡ya estamos lanzando!

¿Cómo fue el proceso de grabar el disco?

Bueno, pues fue muy chévere porque grabamos en la casa de Luisa Pinzón, que es una de nuestras ingenieras, el otro es Nico Arévalo. Y fue muy chévere porque como no teníamos que pagar horas de estudio entonces no teníamos como esa presión. Lo malo es que no hay como sonido de piano real sino como de teclado pero pues igual quedó muy bien grabado, sentimos, como que sobre todo la batería, cuando escuchamos la batería en las grabaciones decíamos “no puede ser!”. Aparte llenamos la casa de Luisa con cojines y de colchones para que el sonido quedara bien y no, fue muy chévere porque además ese fin de semana, no, fue una semana, fue una Semana Santa, del año pasado. Fueron como tres días, uno montando y los otros dos grabando y pues tuvimos la colaboración con César Medina, entonces él fue allá y comimos pizza todos juntos, fue muy chévere! En verdad fue muy bueno, y aparte uno como músico aprende  muchas vainas que uno no aprende estando en la universidad porque es como manejar el estrés, muchas veces ni siquiera de uno sino de los demás, entonces uno cómo hace para no dejarse afectar por eso y cómo mantener a todo el mundo contento, básicamente! Y sí, pues saber que no es un concierto, que si uno se equivoca pues ya qué importa, porque todo queda grabado, entonces sí existe como una presión diferente pero pues obviamente uno puede hacer varias tomas y todo eso, pero pues sí, a uno le exige mucho y siento que eso nos amarró demasiado como banda.

¿Cómo fue el proceso artístico del disco? ¿Fue un proceso muy diferente al proceso musical?

Claro, pues como yo me sé obviamente muy bien las letras entonces sabía muy bien como qué quería plasmar en el disco y entonces pues estuvimos hablando con Ana y de hecho ella me dio la idea porque Coldplay a veces pone partes de las canciones de ellos, pero las ponen como escritas a mano y como con dibujos raros, algo así. Yo la verdad no he visto, pero ella me dijo eso y me pareció muy chévere entonces lanzar el librito de las canciones no con la letra escrita como en computador o algo así, sino hecho a mano y que tuviera como alguna intención, que pudiera describir de alguna manera u otra qué está pasando en la música o de qué se trata la canción, o algo así. Y ya, pero pues sí es muy chévere porque igual a mí me gusta mucho dibujar entonces siento que es una excusa perfecta para hacerlo, entonces le dediqué un montón de tiempo y me sentaba y pensaba “bueno, ¿qué quiero hacer aquí?”, y un amigo que se llama Javier Fernández me ayudó a diagramarlo.

¿Qué planes hay para Balandra en el futuro?

Pues por ahora queremos tocar mucho. Y ya, y pues eventualmente ahorrar para tener la plata del segundo disco. Pero pues eso todavía falta, no sé. Realmente no tenemos ni idea que vaya a pasar, pero estamos mirando a ver qué puertas se nos abren y qué podemos hacer para que eso pase también.

Para un nuevo espectador, ¿qué puede encontrar en un concierto de Balandra?

Pues bueno, algo que nosotros siempre procuramos hacer es hacer que cada concierto sea diferente, para que la gente no diga como “ay, es que yo ya los vi entonces ya no quiero… ¡pues para qué si ya los vi!” entonces por ejemplo el próximo concierto que es en Matik el 24 de mayo vamos a tocar una canción de Mateo, nunca habíamos tocado una canción de él entonces va a estar súper, y vamos a tocar otra nueva que es de Ana, otra mía también nueva. Musicalmente siempre queremos mostrar algo diferente, como composiciones nuevas, y también nos gusta tener alguna intervención de algún otro tipo de arte entonces por ejemplo en el Museo Nacional una vez bailó una amiga que se llama Juana Galindo, en la Libélula pasada la hermana del ingeniero hizo telas, entonces se colgó de arriba…sí, hay sitios en los que es muy difícil hacer eso porque no hay, o sea, es como un bar ahí entonces uno no sabe qué puede meter o qué no, pero entonces hay visuales, luces, realmente hay muchas cosas y pues le apuntamos a eso, como que sea más una experiencia, y que integre las diferentes artes.  

¿Un momento especial o anécdota? (en este momento se une Ana Romero a nuestra entrevista).

Andrea: En el Sarasvati anterior, estábamos tocando y se fue la luz, como que ya había habido ciertos problemas con la luz ese día, y entonces Ana y yo nos miramos y fue como “¿qué hacemos?”, entonces las dos nos bajamos y empezamos a cantar las dos a capella, pero fue muy chévere porque no había nada de luz y la gente como que nada más nos alumbraba con los celulares, pero ¡ush, fue muy mágico! Ana María y yo no sé, como que nos conectamos resto y estábamos todas felices, fue muy chévere.

Ana: Sí, fue una nota. Y pues que a la gente también le pareció muy lindo y como que fue un momento muy especial, como de mucha conexión. Yo siento que nunca nos habían escuchado tan a profundidad, pienso yo, y ese espacio y esa situación como que funcionó para que realmente todo el mundo estuviera 100% ahí atento, normalmente en un concierto siempre pasa que la gente se pone a hablar o lo que sea, pero como no había luz, todo el mundo estaba como en crisis, y nosotros empezamos a (…) como toda la atención estuvo ahí y, uf, fue una nota.

¿Un consejo para quienes se mueven en el medio cultural?

Ana: Yo creo que el primer consejo que yo le daría a alguien que esté como moviéndose en el medio es que defina muy bien qué quiere. Hay que estar claro en lo que uno quiere, si uno quiere ser famoso, todo bien, esa es una opción y es completamente válida, o si uno quiere ser un ermitaño musical, hacer música para que no salga del cuarto, pues también está bien. Pero entonces una vez tenga algo definido se instruya, pienso yo, uno comete muchos errores por ignorancia, entonces el primer punto es tener claro para dónde va uno, qué quiere, y el segundo es instrúyase para saber qué hacer con eso. Eso es lo que yo diría.

Andrea: Bueno, lo que yo aconsejaría es que… siento que es como un medio difícil porque puede generar a veces como muchas contradicciones en lo que uno ve y en lo que uno siente también. Hace poquito estaba hablando con un amigo, que uno precisamente decidió estudiar música porque a veces no quiere hacer parte de ese mundo como caótico que uno veía cuando era más chiquito, y pues ya cuando uno se da cuenta, uno no puede evitar estar en eso, como en ese medio y en el sistema y esas vainas, pero yo creo que es muy importante como no perder la integridad y lo que dice Ani, como de tener claro uno qué quiere, para uno… pues, qué quiere dejar en este mundo cuando uno se haya ido. Yo creo que sí, todos somos muy chiquitos y todo, pero de todos modos todos tenemos algo muy importante que decir, entonces chévere que las personas hallen una manera de decirlo sin perder la integridad y siempre siendo muy genuinos. Sí, como muy fieles a sus creencias, porque yo siento que a veces es un poco difícil porque surgen muchas cosas que a uno le pueden ofrecer y vainas así, pero pues si uno no está de acuerdo entonces uno dice “no”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s