Charla con la artista Mercedes Angola

Mercedes Angola es artista plástica docente e investigadora y una de las expositoras en la bienal Open Art en la ciudad de Örebro, Suecia.

¿Cómo llegó al arte?

Mi nombre es Mercedes Angola Rossi, soy artista plástica y docente.

¿Cómo llegué al arte?

Pues, creo que desde impresiones familiares en mi casa. En la familia de mi mamá habían pintores. Ellos vivían en Bucaramanga en una casa muy grande y los recuerdos que tengo eran siempre con las pinturas de los primos de mi mamá. Después, cuando entré al colegio me gustaba “dibujar”, hacer los mapas, todo lo relacionado con lo gráfico. Cuando terminé el colegio, la decisión era ¿qué iba a estudiar que a mí realmente me gustara y no lo que me tocara para ganar la vida. Creo que hubo una cosa muy importante a nivel familiar, que mi mamá y mi papá siempre fueron muy respetuosos de las decisiones que cada uno de nosotros tomamos para estudiar y nunca me dijeron que no estudiara artes porque me iba a morir de hambre, sino todo lo contrario. Con su apoyo pude tomar la decisión tan importante que iba a hacer con mi vida.

Otro aspecto importante de mencionar es que cuando estaba en el colegio veía exposiciones, porque me llamaban la atención, iba con mis hermanas y leía sobre arte colombiano.

La otra carrera que me interesaba mucho era la sociología y de hecho lo que ha pasado los últimos años con mi trabajo plástico tiene una conexión fuerte con lo sociológico. Cuando entré a estudiar la carrera de artes el programa era muy diferente , hay una brecha grande entre el programa con el cual entré, la reforma Mockus y el actual programa.

En nuestra generación, la formación en arte tenía un enfoque más hacia los oficios y las técnicas, pero en términos de contenidos de la imagen no tuvimos asignaturas que plantearan preguntas sobre su importancia. Entonces estas preguntas fueron construyéndose más a partir de intereses personales, y de hecho cuando terminamos la universidad, todavía unos compañeros hacían paisaje; otros retrato o figura humana, categorías muy convencionales dentro de la historia del arte.

Conectando también esa historia personal, ¿cómo ha sido el trabajo como curadora, como gestora, como investigadora?

Llegar a la curaduría fue algo muy casual, no es que un día haya dicho: quiero hacer curaduría¨.Yo no me asumo como curadora sino más bien que hago investigaciones para proyectos expositivos, porque considero que la curaduría es una disciplina como tal, montar exposiciones no es sinónimo de curaduría.

Como lo mencioné anteriormente llegué casualmente por el proyecto que planteamos con Raúl Cristancho, hace doce años, Raúl me propuso investigar sobre los artistas negros en el arte colombiano. Este proyecto partió de la pregunta de Raúl sobre cuántos estudiantes negros había en mi generación. La respuesta fue que éramos solamente tres Aníbal Moreno, bogotano, de familia chocoana y Eduva Mosquera también bogotana y yo. Éramos realmente minoría.

A partir de las preguntas de Raúl empezamos a trabajar en la exposición de “Viaje sin mapa, representaciones afro en el arte colombiano contemporáneo” e hicimos toda la investigación que duró un año. Yo viajé a Cali a contactar artistas . Cali me pareció importante porque el Valle es el departamento que tiene mayor cantidad de población negra en Colombia.

Entonces, lanzamos una convocatoria a través del Banco de la República de Colombia y a través de la convocatoria como empezamos a hacer contacto con los artistas. Se hizo la curaduría y la exposición fue muy importante porque generó más preguntas que certezas como¿ Por qué no son visibles los artistas negros en Colombia ?. Cómo ha sido representada la gente negra en el arte en Colombia? Se abrieron muchos interrogantes.

En cuanto a mi pregunta sobre la identidad, en México había tenido mis primeros acercamientos, e hice unas pinturas que se titularon: “Autorretatos en blanco y negro y a color” .Sin embargo eran como preguntas muy sueltas, sin saber finalmente cómo profundizar en lo que me interesaba. Además México fue importante para mí en términos de empezar a hacerme preguntas sobre la identidad, porque cuando se vive fuera del país de acuerdo al contexto te empiezan a ver diferente. Entonces, bueno, yo era una persona negra allá, pero no me identificaban como colombiana. Yo podía ser afroestaudinense, jamaiquina, dominicana, brasileña, ¡o africana!, pero nunca colombiana en su imaginario racial colombiano.

La pregunta sobre la identidad viene desde México, porque como lo anotaba anteriormente  cuando uno sale de su país, se empieza a sentir cómo construyen tu identidad los otros. Posteriormente la conecté con mi apellido y desde el 2009 inicié el proyecto de vida que se llama: “Angola, objetos y conexiones”. Para el OpenART, voy a mostrar la parte dos y se va a llamar: Angola: Adentro-Afuera. Una Historia en construcción.

Cuando inicié el proyecto empecé a mirar los imaginarios del apellido con el país, Angola y con África. Hice una búsqueda de fuentes por internet, de imágenes sobre Angola. Apliqué a una residencia artística en Brasil y estuve en Rio de Janeiro, San Salvador y a Sao Paulo, entrevisté a gente de Angola y recolecté todo ese material. Fue muy impactante ver cómo ellos me percibían con este apellido y generalmente les daba risa porque era como si a mí me llamaran Mercedes Francia. Era muy interesante también la mirada de ellos porque nosotros quizá también tenemos un imaginario idealizado de África y tal vez creemos saber más de ellos que ellos de nosotros.

¿Y el viaje a Angola todavía está pendiente?

Sí. Aunque yo habría podido viajar cuando estuve en Brasil en Salvador, conocí al director de la Casa de Angola y había un proyecto para ir, pero no pude porque tenía que regresar a Colombia, pero está pendiente.

Para iniciar el proyecto , Angola objetos y conexiones, varios amigos me regalaron objetos de Angola. Unos que vivían en Estados Unidos me mandaron libros y objetos y ahí empecé a hacer las primeras fotografías que presenté en un evento que se hizo en la Universidad Nacional de performance y política, que se llamó: “Encuentro de Performance y política. Entradas y salidas de los derechos ciudadanos” con la Universidad de Nueva York y la Universidad Nacional. Nosotros organizamos desde la Escuela de Artes Plásticas la curaduría.

Durante el proceso del proyecto fue muy importante saber desde dónde hablar y cómo comenzar a hacer ese reconocimiento desde la identidad sin caer en reduccionismos. Si yo soy una persona negra, entonces cómo debo comportarme ¿de una manera predeterminada o mejor esterotipada? y pude reconocerme como una persona negra urbana y andina. No nací en el río, ni en el Caribe, yo soy bogotana.

Entonces, para mí fue revelador entender que hay una diversidad también dentro de la población negra, que en Colombia generalmente se reduce al estereotipo de la palenquera y a partir de esta reflexión empecé otro trabajo de archivo que hice con un sociólogo africano, Maguemati Wabgou sobre la población negra a Bogotá en las décadas de 1940-50 y 60. Para esta investigación contactamos a personas negras que llegaron durante estas décadas y así nació el proyecto “Presencia negra en Bogotá. Décadas 1940-50-60” que cuenta las experiencias de vida de esas personas negras en Bogotá.

Con esta investigación encontré muchos paralelos con mi familia, porque también, mi papá llegó en la década del cincuenta y nosotros, sus hijos, nacimos acá, somos personas negras bogotanas. A través de este proyecto se reforzó la idea de que si voy a hablar sobre mi identidad tiene que ser desde lo urbano.

¿Y qué tal está en este momento, después de haber hecho todo este recorrido, la situación de los artistas negros?

Aunque no es muy significativo el aumento del número de artistas negros, sí hay una nueva generación en Cali, Buenaventura y Quibdó . Recientemente estuve en Cali y me invitaron a participar en un evento que se llamó;“Cátedra plural”, al cual asistieron todas las entidades culturales como el Banco de la República, La Tertulia, las universidades que tienen facultades de artes, la Javeriana, la del Valle, Bellas Artes… y pude enterarme que existen varios artistas trabajando con comunidades, haciéndose preguntas desde el contexto y desde la región.

Yo creo que los artistas en Cali tienen un concepto de arte muy diferente al que tenemos en Bogotá porque existe un interés más de reflexionar sobre su región y nosotros aquí desde el centro producimos arte desde procesos más individuales.

Bueno, ya pasando a Suecia, ¿cómo encajaría su obra dentro de la curaduría propuesta por David Lozano?

Bueno, complejo, porque yo siento que lo que hago es una obra más a nivel local. Obviamente que podría llegar otra persona de afuera y leerlo, pero los referentes son más desde Colombia, desde Bogotá.

Para lograr hacer una conexión con Suecia fue un poco difícil porque creo que nosotros tenemos una producción diferente a los europeos y unas preguntas diferentes en el arte. Entonces pues mirando cómo conectar, casualmente, existen varias poblaciones con nombre de Angola en Estados Unidos y hay una específicamente que está ubicada en un territorio que fue de los suecos en el siglo XVII que se llamaba Nueva Suecia, (actualmente ubicada en Delaware) , ahí llegó una migración de gente de Angola desde el siglo XIX hay un pueblito que se llama Angola. Entonces a partir de mapas voy a hacer la conexión para que los suecos se enteren y entiendan cual es su relación con Angola.

La propuesta plástica es una estructura en metal donde voy a colocar al interior unas fotos de mis hermanos y mis sobrinos que todavía llevan el apellido Angola. Ellos van a estar en una postura como la del pensador, pero la versión del pensador de Angola, que es una figura masculina tallada en madera y es el símbolo de Angola. Las fotografías van a ir complementadas con cartografías relacionadas con Angola, Suecia, Estados Unidos

Bueno maestra, un consejo a los jóvenes artistas.

A mí me parece que lo más importante para un estudiante de artes es que reflexione sobre su propio contexto, saber que es lo que lo hizo tomar la decisión de estudiar artes, cuál es la pulsión  que lo motiva a crear sus imágenes y que el arte sea realmente un proyecto de vida. Si estudiar artes es para cada uno de ustedes lo esencial, es porque realmente desea hacerlo. La pulsión que los mueve y que lo que hagan esté conectado con lo que cada uno de ustedes es y no querer parecerse a… Deben estar contextualizados con su país, con su historia, con su territorio, porque o si no van a ser una copia de los artistas extranjeros interesantísimos, pero ¿qué es lo que los diferencia?

Por eso creo que lo interesante del OpenART va a ser contrastante. Veremos a los artistas japoneses, que tendrán una propuesta plástica distinta a la de nosotros. Eso es lo que me imagino, pues ellos tienen otras condiciones para producir arte, sus preguntas serán otras y nosotros tenemos otras reflexiones ,otros contextos y otras maneras de hacer y pensar el arte.

 

2 respuestas a “Charla con la artista Mercedes Angola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s