Ximena Cepeda en entrevista

En nuestra entrevista de hoy conversamos con la ilustradora bogotana Ximena Cepeda, que nos habló sobre su proceso, sus proyectos y el aprendizaje que ha adquirido desde su carrera. Una historia de búsqueda del equilibrio entre alimentarse de experiencias y trabajar sin perder la cabeza.

 

¿Cómo fueron tus primeros acercamientos a la ilustración?

Mis acercamientos a la ilustración, en un principio, fueron cuando yo vi lo que hacían mis compañeros que estaban en el énfasis gráfico de la universidad. Yo estaba por la parte audiovisual, que yo pensé que iba a ser mi futuro, mi camino. Pero al ver los dibujos que hacían mis compañeros, las ilustraciones, todo lo bidimensional que ellos estaban viendo y que también veían cosas de tipografías, serigrafía, grabado y muchas materias que a mí me llamaban la atención y que me parecían muy chéveres; ahí yo me motivé mucho y me quise cambiar de énfasis y preferí irme por lo gráfico más que por lo audiovisual.

Eso pasó mientras yo estuve fuera de la universidad, porque yo aplacé unos semestres, y yo veía a mis compañeros hacer todas esas cosas. También en esa época yo tenía un novio y él tenía una afición por los cómics y todo esto, y yo nunca había tenido un acercamiento a la narración visual, o sea la ilustración narrativa. Entonces me dejé contagiar mucho gracias a él, porque él me mostraba cosas y me empezaron a interesar. Más adelante incluso realicé mi tesis con novela gráfica.

El cómic me empezó a llevar por ese lado, aunque, en realidad, él me mostraba y a mí me gustaba mucho pero yo nunca seguí el camino del cómic como tal, porque el cómic, digamos que ya es diferente, tiene unas temáticas distintas y sobre todo es algo que sale numerado, sino que yo me fui más para la novela gráfica, porque entonces empecé a ver más que todo novela gráfica, me gustaban más los temas de las novelas gráficas, el tipo de narraciones, el tipo de dibujo también, que no era tan esquemático sino súper libre, entonces nada, eso me motivó también muchísimo y me fui por ese lado.

¿Cuáles son tus objetivos a futuro?

Yo creo que eso es lo que decía en la pregunta anterior un poco. Poderme definir por algunas cosas por lo menos durante un tiempo para yo no estresarme haciendo tantos trabajos y no poder, como artista, ganar dinero y estar tranquila, pero a la vez invertir el tiempo justo en ello. Yo siento que a uno como artista independiente le toca muy duro, en el sentido de que uno tiene que buscar y buscar y buscar todo el tiempo. Y eso es chévere, a mí me encanta ser emprendedora, yo soy muy emprendedora con el arte. Pero entonces digamos que también ese ser emprendedora agota, agota un reguero. Digamos que tu vida personal se reduce mucho y tampoco es la idea, la idea es que tú seas una persona aparte de que seas un artista. Un artista también necesita incluso para contar cosas, uno necesita vivir experiencias y si uno no tiene el tiempo y la tranquilidad para vivir esas experiencias, no está bien. Entonces mi objetivo es ese, poder enfocarme en esas tres cosas al menos un tiempo para poder salir adelante económicamente. Siento que mi reto en este momento es poder salir adelante sola, enfocándome en algo, no esforzándome de más, sino lo justo y lo necesario. A veces yo pienso “voy a trabajar ocho horas”, nunca termino trabajando esas ocho horas y termino trabajando como diez, doce, o más al día, y no está bien. Ese es mi objetivo a futuro, por ahora, y ya, seguirme divirtiendo en las artes. Siempre ser artista a pesar de que algún día no gane dinero con esto, que espero que no pase, y no olvidar el arte porque en realidad soy inmensamente feliz con esto, entonces quisiera no rendirme nunca, estar ahí al pie del cañón.

19883649_10213409144961788_413253150_n

¿Cuáles son tus proyectos actuales?

Hasta hace poco yo venía trabajando muchísimas cosas a la vez, porque me gradué más o menos hace un año, entonces alcancé a trabajar en dos empresas de ilustración, y me di cuenta de que no me gustan las empresas. Que detesto ese ambiente de oficina, ese ambiente laboral de horarios, no me permite muchas libertades en muchas cosas, me encierra mucho, la monotonía no me gusta, entonces lo que hice fue lanzarme a lo independiente, claramente con la ayuda de mis papás. Pero entonces lo que empecé a hacer fue hacer muchas cosas a la vez para poder tener ingresos, y me di cuenta de que eso es muy chévere. Uno como artista se siente muy feliz pero a la vez también es complicado de manejar, porque entonces aunque tú estás bien económicamente, tienes el dinero, te sientes muy feliz porque estás haciendo un poco de cosas y eso te mantiene distraído, feliz, pero esto es un lío porque entonces yo estaba haciendo serigrafía, estoy trabajando también en una librería, estaba también haciendo ilustración para bandas, ilustración normal, diseños de logos a veces, de volantes, lo que se te ocurra, productos para vender en ferias, fotografía, profesora particular; pero uno se estrella con la realidad de que uno no tiene todo ese tiempo, de que uno se estresa mucho y vive como al 100.

Entonces yo trabajaba desde que me levantaba. Me tocaba levantarme desde las 6 am hasta más o menos 12 o 1 de la mañana terminando cosas, trabajos, y no tenía un espacio personal. Entonces si acaso yo salía una vez a la semana con alguien y ese era mi espacio personal, o veía una película y ya, todos los días eran al 100. Entonces me cansé y definí tres proyectos, por ahora, porque como artista me di cuenta que hay muchas cosas que quiero hacer. Uno quiere explorar muchas cosas y lo que uno tiene es una necesidad de expresar cosas, más que de definirse por un solo medio artístico. Entonces por ahora tengo tres proyectos, el muralismo para interiores, la novela gráfica, y la ilustración para bandas.

El muralismo me gusta mucho porque es pintar en gran formato, me parece súper entretenido, me parece súper satisfactorio, me parece del carajo, que incluso lo conecta a uno con las primeras sensaciones de cuando uno está chiquito y empieza a pintar, me encanta eso, no lo he hecho mucho, pero de todas maneras quiero irme por ese lado y ganar dinero. La ilustración para bandas me gusta mucho porque ya es algo que empecé, que he estado haciendo durante algún tiempo, incluso que empecé antes de adentrarme en la ilustración. Entonces es algo que surgió muy natural en mí, lo empecé incluso con la banda de mi hermano, fue algo que yo empecé a hacer sola, ni siquiera estaba viendo ilustración ni nada gráfico cuando lo inicié, y todavía me gusta y se me han dado las oportunidades por lo que lo sigo haciendo. Y la novela gráfica. Digamos que cuando hice la novela gráfica para mi tesis, la mostré a una editorial, con la ayuda de mi jefe de la librería que me presentó a una persona y la vez me presentó a esa misma persona mi asesor de tesis, esta editorial le puso más atención al cómic, les gustó y pues nada, estamos en el proceso de editarlo que ha sido un poco complicado porque trabajo también en otras cosas, es complicado pero también estoy en eso.

entrevista-1

¿Alguna anécdota o momento especial que te haya sucedido en tu trabajo?

Cuando yo entré a una de las editoriales en las que trabajé, yo tenía una jefe que era la editora del plan lector de esa editorial. Los que trabajamos en esa división solamente éramos dos personas, éramos súper poquitas. Yo era la parte de diseño, otra chica era la parte de literatura. Resulta que esta persona que era la editora no sabía mucho de diseño, ni de arte, ni de diagramación. Yo era la diseñadora/diagramadora/de vez en cuando ilustradora, y entonces a esta mujer le gustaban unas cosas que para mí ya estaban obsoletas en cuanto a diseño, y a arte, y a todo.

Aún me gusta mucho la diagramación en los libros, es algo que me encanta y me apasiona mucho. Entonces, no es que yo fuera experta, pero yo había visto muchas cosas y trataba de utilizarlas de una manera correcta, y esta mujer me descalificaba todo lo que hacía, así sin razón ni juicio, y las razones eran unas cosas así como “no está bonito”. Se notaba el poco lenguaje profesional, como cosas así, no recuerdo ya las expresiones. Resulta que un día yo dije “bueno, voy a hacerle algo literal como a ella le gusta”, pero también pensaba a la vez como “esto es horrible, pero voy a hacérselo y estoy segura de que le va a gustar”. Le mostré lo que le hice, el nuevo diseño del libro, ella estaba encantadísima, y a la vez me regañaba porque por qué no había hecho eso antes y yo la verdad no pude y me dio mucha risa al frente de ella porque me parecía muy chistoso que yo le había hecho algo feo y a ella le gustara, en cambio cuando hacía algo lindo a ella le parecía horrible. Entonces la señora me miró súper extrañada y me dijo “¡oye, deja de reírte que te estoy regañando!” entonces claramente yo me reí más. Le conté a mis compañeras y de ahí en adelante siempre nos acordamos de eso, y fue motivo de risas después.

19883855_10213409145041790_1946991167_n¿Qué consejo le darías a un artista o a alguien en el medio cultural?

Yo creo fielmente que un artista no puede estar encerrado, porque por lo menos yo me di cuenta, trabajando en oficinas, trabajé muchas veces en servicio al cliente, de mesera, incluso trabajé en una panadería, trabajé en una tienda de video, trabajé en un reguero de cosas con horarios y cosas súper esquemáticas, con horarios, uniformes, y de todo, y por lo menos yo no me sentía libre y no tenía ni el tiempo ni la disposición para dibujar, para cualquier actividad artística, porque llegaba súper agotada, o porque el tiempo en la oficina no era en realidad para hacer arte, sino que eran tecnicismos, te ponen a trabajar bajo una orden. Entonces tú no haces en realidad arte sino lo que haces es algo que alguien más te dice. Yo creo que uno como artista necesita su espacio, su tiempo, manejar sus cosas. No quiere decir que todo el mundo tenga que ser independiente, pero por lo menos que el trabajo que escojan, sí les digo a los artistas, que lo escojan a conciencia, que si es algo temporal así en oficina y que no los prive de su libertad que lo acepten, pero si es algo que les va a quitar mucho espacio de su vida y mucha tranquilidad, que no lo tomen, porque después va a ser algo muy fastidioso de manejar. Y que si en realidad les gusta lo independiente, que le apuesten a ser independientes.

Yo me di cuenta de que se puede, uno no se va a quedar pobre, en serio no. Uno tal vez no empieza con un salario fijo y eso da mucho miedo, o sea, uno empieza con un salario de “este mes esto, otro mes lo otro”, no tienes seguridad social y todo eso. Pero nada, uno se tiene que dar sus mañas, les recomiendo, utilicen su recursividad, dénse las mañas, y utilicen todos los recursos y habilidades posibles, en pro de sacar adelante su arte y no se encierren en empresas y en oficinas que no les van a gustar.

19904562_10213409145081791_832690774_n

Un artista visual: Simon Hanselmann

Un músico: Amy Winehouse

Un sitio en Bogotá: Pablo VI

Una película: “We are the best”

Un libro: “Osamentas relampagueantes”

Un destino que quieras visitar: México y Japón

Una meta: Vivir toda la vida pintando y tocando guitarra

Una canción: “Love Buzz” de Nirvana

Un mentor: Ricardo Toledo, mi profe de Historia del Arte en Latinoamérica y un amigo muy especial.

Ximena Cepeda en Facebook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s