Descubrimientos literarios: H. P. Lovecraft

Hacemos un breve repaso por las características de la obra y estilo de uno de los más grandes referentes de la literatura de terror.

La obra de Lovecraft no es un descubrimiento precisamente reciente para mí. Pero con ella me sucede que nunca termino de descubrirla del todo, por eso he decidido dedicar el artículo de hoy a este autor. Conocí a Lovecraft en una época en la que mis gustos literarios iban muy de la mano con el terror, la fantasía, y una temática en general oscura: los cuentos de Poe, el Infierno de Dante, los poemas de Baudelaire, como por mencionar los más populares. En toda conversación sobre estos temas, el nombre de Howard Phillips Lovecraft surgía siempre como un referente casi obligatorio, en primer lugar por la calidad de su obra, y en segundo lugar, pese a ser literatura de terror, por tener ciertas diferencias claves que hacían que su obra fuera única dentro del género. Con ganas de descubrir qué diferencias eran estas, empecé con la lectura de algunos cuentos.

Para quienes no lo conozcan y quieran acercarse a esta obra por primera vez, Howard Phillips Lovecraft fue un escritor estadounidense, que vivió a principios del siglo XX. Su obra tiene influencias de autores renombrados como Edgar Allan Poe, y otros menos conocidos como Lord Dunsany, Arthur Machen, y Edward Plunkett (desde ya posibles candidatos para un próximo descubrimiento literario). Construyó con su obra un nuevo género del terror, que se denominó horror cósmico, y su influencia ha llegado a autores como Robert Bloch (“Psicosis”), quien fue miembro del círculo de Lovecraft.

A medida que iba leyendo y conociendo más, iba empezando a notar estos puntos claves de la obra de Lovecraft que constituyen su estilo propio, conocido como horror cósmico, como ya dijimos anteriormente. Lo primero que debemos tener en cuenta es que Lovecraft no escribe terror de una forma en la que estemos acostumbrados. El autor se distancia de temáticas como asesinatos y crimen, o más fantásticas como fantasmas, brujas o vampiros. En cambio, Lovecraft construye una mitología inmensa con seres de su propia invención, que en muchos casos no se parecen a nada que existiera antes.

Lovecraft es uno de esos autores con una imaginación prodigiosa, que se desliga bastante de relatar únicamente la experiencia humana y se va en grande, muy en grande, hasta imaginar mundos completos. De hecho, el ser humano tiene una importancia prácticamente nula en el universo de Lovecraft, y nos habla de seres mucho más grandes, complejos, antiguos, y poderosos. Las referencias que se hacen al ocultismo dentro de la obra de Lovecraft nos llevan a estos seres, precisamente.

La obra de este autor es compleja, y así como ha creado un nuevo subgénero del terror, también ha creado una filosofía literaria, que se llama cosmicismo. En mi opinión personal, es justo aquí, en las bases de esta filosofía, donde podemos encontrar las razones para que la obra de Lovecraft nos resulte tan inquietante.

Como seres humanos, siempre buscamos formas de hacer de nuestra existencia algo más significativo. En el cosmicismo, nada de esto tiene importancia alguna, y la existencia del ser humano es realmente insignificante en comparación con la inmensidad del universo. Y lo inquietante es que si realmente tenemos esto en cuenta y nos imaginamos realmente qué tan grande es el universo, sentimos que es verdad. Es un hecho que nuestro planeta es un punto diminuto flotando en un universo del que no conocemos límite, y por eso nos inquieta tanto saber qué hay más allá. El terror siempre nace en lo desconocido, y si se trata de algo como la propia realidad del universo en el que estamos, ciertamente nos aterroriza más. Tomemos un caso más actual como ejemplo para entenderlo mejor: la serie “Black Mirror” nos despierta miedo y paranoia basándose en lo que no conocemos (aún) de algo tan cotidiano como las pantallas de nuestros dispositivos. Así mismo, Lovecraft nos causa una sensación particular haciéndonos pensar en nuestro propio universo donde existimos en este momento, maravilloso y terrorífico por igual.

Para quien desee seguir mis recomendaciones, repito, la obra de Lovecraft es compleja, no es un autor fácil. Pero espero que este artículo haya sido una introducción útil al estilo y filosofía de este influyente personaje, para ahora sí, adentrarnos de cabeza en su espectacular universo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s