Bogotá y el jazz

El mes del jazz en Bogotá ya está llegando a su final. Por eso, decidimos reflexionar sobre cómo se mueve este fenómeno en nuestra ciudad.

Este mes, Bogotá se cargó de jazz. Recibió a invitados de varias partes del país y del mundo para festivales como Jazz al Parque o el Festival Internacional de Jazz del Teatro Libre. Además, fue la ocasión perfecta para que proyectos locales como por ejemplo la Big Band Bogotá, pudiera brillar en tarima una vez más. Eventos y encuentros como estos han consolidado el mes de septiembre como el mes del jazz en Bogotá

Sin embargo, septiembre no es el único mes en el que el jazz se mueve por las calles de nuestra ciudad. De hecho, casi todos los días hay espacios para un concierto o una sesión de improvisación. Los músicos bogotanos han buscado y consolidado sus propios espacios y proyectos a través de los años, siendo un vivo ejemplo de construir oportunidades para el arte y la cultura.

Muchos de estos proyectos han nacido de los espacios de formación. Las escuelas y universidades que ofrecen una formación en jazz son lugares donde muchos músicos de todas las edades aprenden a apreciar el jazz por medio del estudio y la práctica. Dada la naturaleza improvisatoria y expresiva de este género, no es extraño que el jazz suene diferente dependiendo del lugar del mundo donde se haga, inclusive que suene diferente de persona a persona. Así que no es difícil ni imposible que el jazz se convierta en parte de la identidad artística de un músico en Bogotá, y que pueda explorarlo, investigarlo, e interpretarlo a su manera. De esta forma, los proyectos de jazz de nuestra ciudad son muy variados en sonidos e influencias: algunos optan por la fusión con tradiciones musicales de nuestro país, otros son más dados a la improvisación, otros se inclinan hacia el rock o el pop, por dar sólo unos ejemplos.

Lo siguiente es la construcción de una escena y la búsqueda de espacios. Muchas veces se dice que si no hay oportunidades, uno mismo debe crearlas, y así ha sucedido con el jazz en Bogotá. Más que conciertos, una sesión de improvisación o jam es el espacio más común de encuentro entre músicos de jazz. Estas sesiones han surgido y crecido en lugares muy diversos, que van desde salones de clase y establecimientos dedicados al jazz, hasta restaurantes reconocidos que destinan una noche a la semana a este tipo de encuentros. En este momento es posible asistir a varios jams a la semana, si se quiere disfrutar y participar.

Los músicos que componen la escena del jazz en Bogotá también generan oportunidades trabajando y colaborando juntos en sus proyectos y eventos. Además, muchas veces en los lugares dedicados al jazz (incluso en algunos que no) existe la facilidad para conseguir fechas para tocar. Entonces, es muy posible que un día, varios músicos se reúnan a tocar por la simple curiosidad de tocar juntos, y muy poco tiempo después puedan mostrar su proceso en un concierto en vivo.

En la actualidad, algo muy interesante está sucediendo con el jazz en Bogotá. Ya existe una escena que se está moviendo desde hace años, pero este movimiento por los espacios ya conocidos y establecidos, para opinión de algunos, hace que esta escena pueda ser un poco “cerrada”. Este año, tenemos proyectos que han salido a la luz en espacios poco comunes para un proyecto de jazz en nuestra ciudad. Este es el caso del quinteto Arrabalero, cuyas composiciones figuran en listados como el Top 20 de Radio DaLi (conteo dedicado más que todo al rock) y participaron recientemente en el festival Hermoso Ruido (importante espacio del rock independiente en Bogotá), así como en la edición de este año del Festival Jazz al Parque. También tenemos como ejemplo a Balandra, que este año fueron parte de una emisión de Demo Estéreo de Radiónica, un espacio radial dedicado a proyectos nuevos. También existen proyectos que por su sonoridad e influencias, pueden transitar por igual en espacios para el jazz, la música tradicional colombiana, o el rock, creando aún más oportunidades para visibilizar más el jazz bogotano.

Así que termina septiembre, pero el jazz en Bogotá sigue creciendo a grandes pasos, cada día generando más oportunidades para el talento, fortaleciéndose en formación, y abriendo cada vez más espacios para la música en nuestra ciudad.     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s