Gustave Doré: ilustrando el Romanticismo

Hoy ofrecemos nuestra mirada particular sobre la obra de uno de los ilustradores más importantes en la historia del arte.

Gustave Doré fue un artista francés (1832 Estrasburgo-1883 París), cuyos grabados siguen siendo hasta hoy en día referentes importantes en la historia de la ilustración. En el artículo de hoy, más que hacer un recuento de su vida y obra, lo que haremos será revisar algunas de sus obras desde su contexto artístico: el Romanticismo.

Primero que todo, hay que decir que como ilustrador, Doré fue muy afortunado. Tuvo una vida muy corta, y sin embargo bastante prolífica, siendo elegido para ilustrar algunas de las obras más importantes de su época e incluso de la historia. Entre estas se encuentran la Biblia, “La Divina Comedia” de Dante, “Don Quijote de la Mancha” de Cervantes, “Paraíso Perdido” de Milton, entre muchos otros.

Una primera característica del Romanticismo es la importancia que se le da a la naturaleza. En las ilustraciones de Doré esto se hace evidente, prácticamente a simple vista. El paisaje no es un simple telón de fondo donde transcurre una acción, sino que es parte de ella, incluso, el paisaje puede convertirse por momentos en el narrador. 

En esta ilustración para “La Balada del Anciano Marinero” de Samuel Taylor Coleridge, se muestra el momento donde un barco llega a la Antártida, una tierra de hielo totalmente desconocida, después de ser arrastrado allí tras fuertes vientos de tormenta. No es necesario ver a ningún miembro de la tripulación ni ninguna expresión humana para saber que estamos en una escena llena de misterio, asombro, y miedo. Los abismos de hielo son tan enormes que parece que se tragan el barco. Las imágenes de la naturaleza en el trabajo de Doré suelen tener ese carácter sobrecogedor e impresionante.

800px-Der_Alte_Matrose_b_07

Por ejemplo, en la siguiente ilustración (Canto XXXIV del “Inferno” de Dante), Dante y Virgilio han concluido un largo viaje a través de todos los círculos del infierno y emergen bajo el cielo nocturno, que está lleno de estrellas. De nuevo, no es necesario ver un rostro (de hecho uno de los personajes está de espaldas) para entender esta escena. A pesar de que la naturaleza se ve inmensa y sobrecogedora, genera una sensación de paz. Básicamente así es la naturaleza para el artista del Romanticismo, hay una identificación profunda con ella, hasta el punto de reflejar el estado de ánimo del artista, o en este caso, la escena que ilustra Doré.

436px-Inferno_Canto_34,_Gustave_Dorè_3

A este punto, el lector ya habrá podido darse cuenta del nivel de detalle presente en estas ilustraciones. La capacidad de plasmar escenas de esta manera tan minuciosa y precisa es una enorme fortaleza del trabajo de Doré, pues en su obra es posible ver escenas difíciles de imaginar. Aquí vamos, entonces, a revisar otra característica del Romanticismo: la fantasía. Esta es una de las consecuencias, por así decirlo, del que es posiblemente el rasgo más importante del Romanticismo, la ruptura con el pensamiento racional de la Ilustración. 

Dentro del trabajo de Doré, tal vez no hay un mejor ejemplo para mostrar esto que todas las ilustraciones realizadas para “La Divina Comedia”. Esta es una obra literaria cargada de imágenes, que como ya hemos dicho, son increíblemente complicadas de imaginar. En este caso, las ilustraciones de Doré le dan la posibilidad al lector de verlas en todo su detalle, cercanas, y sobre todo, posibles. En los dos siguientes ejemplos vemos dos escenas fantásticas muy diferentes, la primera muestra a Dante y Virgilio en el Infierno, a espaldas de la criatura fantástica Gerión, y la segunda muestra el Empíreo, el más alto de los cielos en el Paraíso.

480px-DVinfernoIntoAbyssOnGeryonsBack_m
Doré,_Gustave_-_Paradiso_Canto_31

Para terminar, revisaremos el detalle del trabajo de Doré en contraste con lo anteriormente dicho sobre el Romanticismo y cómo este rompe con formas de pensar anteriores, más orientadas a la razón. A simple vista, un trabajo tan cargado de realismo no parece del todo propio de un período artístico donde prima la emoción, la expresión, y la creatividad. Sin embargo, podemos decir que las ilustraciones de Gustave Doré representan los ideales románticos. La razón es muy sencilla: el artista ha puesto su forma de trabajar al servicio de los ideales de la época, llenando sus ilustraciones realistas, detalladas, y de precisión casi científica de una enorme fuerza expresiva, capaz de hacer real la fantasía. 


Anuncios

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s