Música y complejidad

La belleza de la música reside en la intrincada red de sus elementos puestos en tensión con el cuerpo.